Enlaces a las páginas anteriores del KKE

Los sitios internacionales cambian poco a poco a un nuevo formato. Puede encontrar las versiones anteriores de las páginas que ya están actualizadas (con todo su contenido) en los enlaces siguientes:

Cov_Es

SOBRE EL ACUERDO ENTRE GRECIA Y ARYM

El acuerdo entre los gobiernos de Grecia y la antigua República Yugoslava de Macedonia se logró mediante la intervención abierta de EE.UU., de la OTAN y de la UE, tiene su sello y fue firmado en base a los plazos y las agendas determinados por estos organismos, con el fin de avanzar la integración euroatlántica de los Balcanes occidentales.

Este objetivo deriva claramente en el texto del acuerdo. No es casualidad que los primeros en saludar este acuerdo fueron el Departamento de Estado, la OTAN y la UE.

Por esta razón todo el proceso se centró en la cuestióndel nombre del país vecino, mientras que una serie de asuntos cruciales como es la confrontación del irredentismo, con los cambios necesarios en la Constitución del país vecino, no solo se posponepara un futuro incierto, sino que además la situación se vuelve más complicada tras la aceptación por el gobierno griego de posiciones con respecto al “ciudadano macedonio” y “lengua macedonia” que constituyen la esencia del irredentismo.

En consecuencia, es un acuerdo que no puede garantizar una solución a favor del pueblo griego, del pueblo del país vecino ni de los demás pueblos de la región.

Las afirmaciones del gobierno de que supuestamente este acuerdo salvaguardará la paz, la cooperación y la estabilidad en los Balcanes y en la región más amplia, son completamente falsas, engañosas e ignorantes de la historia.

Pasan por alto y silencian conscientemente el hecho de que la OTAN y la UE son factores de inseguridad y de cambios fronterizos, fomentan el nacionalismo y el irredentismo. Los pueblos de los Balcanes, en particular, tienen su propia experiencia negativa de la política de los imperialistas durante todos estos años.

Se silencia el hecho de que el curso de Grecia, Turquía, Albania, Montenegro, Bulgaria y Rumanía en la OTAN y la expansión de los planes de la UE coexisten con las disputas  fronterizas, las violaciones de derechos soberanos, la provocaciónincluso de cuestiones de minorías inexistentes a expensas de los pueblos de la región. Las relaciones greco-turcas sirven como el ejemplo más característico.

Además, se silencia el hecho de que la región amplia está en el ojo del huracán de los antagonismos, y es por eso que se están intensificando las intervenciones, el traslado de fuerzas militares fuertes, la instalación de nuevas bases militares etc. La adhesión de países de los Balcanes occidentales a la OTAN y la UE son parte de estos planes en el contexto del antagonismo con otros Estados poderosos, como Rusia.

El gobierno de SYRIZA-ANEL se ha convertido en el mejor abanderado de los planes de la OTAN y de la UE en la región, a favor de sectores del capital griego que reclaman mayores ganancias del nuevo reparto de la región, del saqueo y de la explotación de los pueblos. Es la otra cara de la política antipopular en el interior del país que está aplastando el ingreso y los derechos del pueblo.

SYRIZA, bajo el manto del cosmopolitismo, absuelve el papel del imperialismo, fomentando la ilusión de que la ampliación de los organismos imperialistas salvaguarda la paz y la amistad de los pueblos.

A pesar de su objeción superficial, SYRIZA coincide y cuenta con la ayuda de fuerzas nacionalistas, que aunque reaccionan negativamente al acuerdo, no cuestionan la consolidación de la OTAN y de la UE en la región.

El KKE llama a nuestro pueblo y a los pueblos de la región a fortalecer la solidaridad y la lucha común contra los planes imperialistas, contra el nacionalismo, contra la OTAN y la UE. Ahora, no es momento de complacencia, como está tratando cultivar el gobierno.

 

Atenas 14/6/2018                                                                    La Oficina de Prensa del CC del KKE