Enlaces a las páginas anteriores del KKE

Los sitios internacionales cambian poco a poco a un nuevo formato. Puede encontrar las versiones anteriores de las páginas que ya están actualizadas (con todo su contenido) en los enlaces siguientes:

 

Sobre la cooperación entre Grecia-Chipre-Israel-EE.UU

La cumbre trilateral de Grecia - Chipre - Israel con la participación del Departamento de Estado de EE.UU en Jerusalén se presenta como un "hito".

El gobierno de SYRIZA desempeña un papel decisivo y hasta hace algunos días esperaba que el encuentro tripartito se hospedara en Creta y que la participación de Pompeo fuera registrada como un reconocimiento más de su "contribución" a los planes de EE.UU-OTAN en el Mediterráneo Oriental y más ampliamente.

Sea lo que sea, en Creta o Jerusalén, el tripartito se utiliza por el gobierno y el personal burgués para destacar la contribución de EE.UU - OTAN a la..."estabilidad" de la región y para embellecer la implicación griega en los planes peligrosos y las competencias imperialistas.

¿Cuál es su argumento básico? Que la implicación directa de EE.UU al tripartito fortalece la seguridad y responde a la agresividad de Turquía. Los derechos soberanos de Grecia y Chipre, por lo tanto, son protegidos y al mismo tiempo el papel de Grecia se refuerza. Esto es una mentira y da la vuelta a la realidad.

Los esquemas de "cooperación regional", en los que Grecia participa, se han formado con la motivación de EE.UU y bajo el paraguas de la OTAN. Un tal esquema de cooperación militar y económica es el tripartito entre Grecia - Chipre - Israel, para el cual EE.UU nunca han ocultado que es alineado con sus intereses estratégicos en la región.

No debemos olvidar también que la base de la "convergencia estratégica" entre Grecia e Israel después de 2010 consiste de su cooperación militar, en el marco de la cual también se entrenan junto con EE.UU, para el control militar del Mediterráneo Sudoriental, incluso para posibles ataques contra Iran.

La intensidad de la competencia con otros centros imperialistas por el control de la región, así como los nuevos datos, con el descubrimiento de grandes yacimientos de hidrocarburos y la implicación de la empresa estadounidense "ExxonMobil", forman condiciones para una implicación más activa por parte de EE.UU.

Su objetivo sigue siendo garantizar los intereses geopolíticos y fortalecer sus planes para la explotación de los recursos energéticos del Mediteráneo Oriental, principalmente contra Rusia. Por la misma razón, la participación de Francia en el mismo tripartito también está siendo modelada. EE.UU y Francia discuten incluso el establecimiento de bases militares en Chipre.

¿Cuáles son, por lo tanto, las consecuencias inmediatas por la implicación más activa de EE.UU? Un paso más allá a la militarización de la región y la intensificación de la agresividad de la OTAN, algo que por supuesto no quedará sin respuesta por su competidores. Rusia advierte ya que no tolerará la OTANización de Chipre y muchísimo menos el establecimiento de un base estadounidense en la isla.

El argumento según el cual EE.UU envían así un mensaje a Turquía y protegen los derechos soberanos de Grecia y Chipre es igualmente poco convincente. En realidad, EE.UU han llamado abiertamente a Turquía para que participe al reparto del botín en el Mediteránneo Oriental como parte del regateo para que no se desengache del campo occidental. Grecia apoya este plan de la OTAN.

Pero este regateo afecta también los derechos soberanos de Grecia y Chipre. No por casualidad, a raíz del triparto, los escenarios particionistas para Chipre resurgen y al mismo tiempo el "honorable compromiso" en cuanto a las relaciones entre Grecia y Turquía se pone de nuevo sobre la mesa mediante la explotación conjunta del Egeo y del Mediteráneo Oriental.

Por consiguiente, es obvio que todos estos esquemas y su fortalecimiento se utilizan ya sea para ejercer presión sobre Turquía para que se alinee con el planeamineto de EE.UU-OTAN o como un caldo de cultivo para la explotación conjunta de los recursos energéticos.

El resultado sigue siendo el mismo para el pueblo: No hay ninguna garantía para los derechos soberanos de Grecia y Chipre, sino sólo instrucciones para su trituración en la "licuadora" de la explotación conjunta apoyada y promovida por EE.UU y la OTAN.

Las mentiras y el engaño por parte del gobierno de SYRIZA tienen como objetivo único exonerar su propia política peligrosa y la de sus aliados imperialistas por cuenta de la burguesía, y alinear al pueblo griego tras alianzas y competencias que no tienen nada que ver con sus propios intereses reales.

 

 

 

21.03.2019