Enlaces a las páginas anteriores del KKE

Los sitios internacionales cambian poco a poco a un nuevo formato. Puede encontrar las versiones anteriores de las páginas que ya están actualizadas (con todo su contenido) en los enlaces siguientes:

 

La raíz de las grandes movilizaciones se encuentra en los enormes problemas del pueblo que la restauración del capitalismo ha causado

Eliseos Vagenas, miembro del CC del KKE, jefe de la Sección de RR.II del CC

Entrevista sobre los acontecimientos en Kazajistán


Las recientes movilizaciones masivas en Kazajistán provocaron violentos enfrentamientos y la intervención de las fuerzas militares para reprimirlas. El presidente del país, Tokayev, habló de una intervención extranjera, de 20 mil hombres armados extranjeros, seguida por la intervención militar de los países de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). La cuestión que se plantea es si estas movilizaciones tienen su origen en acontecimientos internos, o se trata realmente de una intervención extranjera, como ocurrió en el caso de Ucrania hace unos años.

Respuesta: La raíz de las grandes movilizaciones populares que se libraron en Kazajistán se encuentra en los enormes problemas sociales y económicos que la restauración del capitalismo ha causado al pueblo de este país.

Millones de personas viven con sueldos y pensiones de hambre, millones están desempleados, obligados a desplazarse dentro del país o a Rusia para ganarse la vida. Millones de jóvenes, en una sociedad en la que la edad promedia es baja, se desesperan al ver que su futuro es sombrío.

Al mismo tiempo, por otro lado, es evidente la opulencia de los capitalistas, la riqueza energética es robada por los capitalistas locales y los monopolios extranjeros como el estadounidense Chevron. En general, los monopolios estadounidenses, británicos y europeos controlan el 75% del sector minero de la industria, que es el más importante de este país. La riqueza energética también se dirige a la UE, Rusia y China, que son los principales importadores de la riqueza energética del país.

Las enormes disparidades sociales han conducido a feroces luchas obreras. ¿Cómo respondieron las autoridades? Hace 10 años, en la ciudad de Zanahozen, las fuerzas de seguridad del régimen asesinaron a decenas de trabajadores en huelga, a lo que siguió una intensificación de la represión, incluyendo en el proceso la prohibición del Partido Comunista de Kazajistán, hasta el día de hoy se niegan a legalizar el Movimiento Socialista de Kazajistán y han prohibido más de 600 sindicatos, aprobando nuevas leyes sindicales para controlar completamente el movimiento sindical, además, se puso en marcha un esfuerzo para apoyar a las fuerzas nacionalistas, incluyendo la justificación de los colaboradores locales de los nazis, la llamada "Legión SS turcmena", que actuó durante la Segunda Guerra Mundial.

Las políticas económicas y sociales impopulares son la causa de las movilizaciones populares actuales, en las que el aumento de los precios del GLP ha actuado como "la gota que colma el vaso". Este hecho, sin embargo, no contradice en absoluto el hecho de que esté en marcha un conflicto intrerimperialista en la región y que estos acontecimientos tratarán de ser explotados por los distintos bandos.

 

Detengámonos un momento en las movilizaciones populares. No adoptaron la misma forma en todas partes. En algunas zonas hubo manifestaciones de huelga masiva, en otras hubo peleas callejeras, en otras hubo saqueos y vandalismo. ¿Cómo se explica esto y, en definitiva, cuáles son las reivindicaciones de estas movilizaciones populares?

Respuesta: En las regiones del oeste y el centro de Kazajistán se han librado en los dos últimos años importantes luchas y huelgas. La iniciativa la tomaron los sindicatos informales de trabajadores, los comités de huelga, los comités de fábrica, ya que, como he dicho, las autoridades aprobaron la ley sindical de prohibir la actividad y el funcionamiento de los sindicatos que no estuvieran directamente controlados por el Estado y la patronal. Así, especialmente en la región de Kazajistán occidental había una experiencia considerable de organización de la lucha. Fue a partir de ahí, centrado en la ciudad de Zanahozen, que se iniciaron nuevas movilizaciones a principios de año, el cierre de calles, en el proceso dominaron las asambleas obreras masivas, que dieron lugar a movilizaciones de huelga y mítines. En estas zonas, los propios trabajadores se encargaron de la protección de la zona, con el apoyo masivo de sus familias. En estas zonas, la policía y el ejército se negaron inicialmente a reprimir las movilizaciones de los obreros, mientras que las autoridades locales, en muchos casos, se rindieron. Allí se manifestó la superioridad de la lucha de los obreros organizados, que a través de las asambleas llevó a la promoción de reivindicaciones económicas, que dentro del proceso fueron escaladas a reivindicaciones políticas y se presentaron en todas partes: se exigieron mayores salarios, reducción de la edad de jubilación, la reducción de los precios de la energía, la dimisión de Nazarbayev y Tokayev, la formación libre de sindicatos y partidos políticos. En las ciudades del oeste de Kazajstán, los huelguistas formaron Consejos y Comités de Coordinación, que desempeñaron un papel en la dirección de las movilizaciones. Fue en estas zonas donde se organizó la retirada de las fuerzas que se movilizaron la noche del 8 de enero.

En otros casos, en los que el movimiento no estaba tan organizado, se libraron feroces batallas callejeras armadas, como en el caso de la antigua capital, Alma-Ata. Consideremos lo siguiente: Hoy, treinta años después del derrocamiento del socialismo, en las afueras de las grandes ciudades, como esta ciudad, se observa la aparición de barrios enteros de chabolas, similares a las favelas de América Latina. Miles de personas, pueblos enteros, han emigrado allí para encontrar trabajo. Estas personas empobrecidas, que salieron a la calle indignadas por los altos precios y el bajo nivel de vida, fueron fácilmente armadas por las primeras "oleadas" de policías y militares, que, tras los primeros enfrentamientos, abandonaron las armas. Tomaron otros locales de la policía y del ejército e incluso tiendas de venta de armas y se armaron. También actuaron varios grupos de provocación que cometieron saqueos, vandalismo en edificios, etc. y estos fueron explotados por el régimen y se desplegaron grandes unidades militares para reprimir los movimientos obreros y populares.  

 

El hecho de que se hayan encontrado dos cuerpos de policías y dos militares decapitados es presentado por el régimen como prueba de una intervención extranjera. ¿No es cierto?

Respuesta: En las filas del llamado "Estado Islámico", que actuaba en Iraq y Siria como parte de los planes imperialistas, también había algunas docenas de kazajos. Nadie descarta su regreso a Kazajistán tras la intervención militar rusa en Siria y la derrota del "Estado Islámico" en ese país. Tampoco se puede descartar la actividad de estos grupos u otros, que pueden ser utilizados en diversos eventos y tienen diversos orígenes y planes, y se ha filtrado que los servicios de inteligencia locales también han estado preparando y entrenando a grupos provocadores. Sin embargo, no fueron estas fuerzas las que iniciaron esta movilización popular, que se ha convertido en un levantamiento de masas, mientras que el calificativo de "terroristas", "radicales" y "extremistas" que las autoridades kazajas han dado a quienes salieron a la calle contra la política de su empobrecimiento es el pretexto para la represión.      

 

Has mencionado como se usaron estos eventos. Hemos visto en el pasado las llamadas "revoluciones de colores", por ejemplo en Ucrania o la llamada "primavera árabe". ¿Existen similitudes y quién puede aprovecharse de estos desarrollos?

Respuesta: En primer lugar, tanto en el caso de la "revolución de colores" en Ucrania, o posteriormente en Bielorrusia, pero también en varios casos de la llamada "primavera árabe" tuvimos muchas pruebas de la intervención extranjera, la financiación, formación y preparación de las fuerzas políticas que asumirían un papel elevado, aprovechando el agravamiento de los problemas sociales y políticos. Esto no es evidente en el caso de Kazajistán y está claro que todos los principales "actores" extranjeros (EE.UU., China, Rusia, la UE) se han puesto, en un grado u otro, del lado del actual Presidente, y el único desacuerdo es la aparición de las fuerzas militares de la URSS. La situación y la forma en que se desarrollaron los acontecimientos no tienen nada que ver con Ucrania, donde la burguesía estaba dividida entre los EE.UU. y la UE y Rusia, por un lado, y donde habíamos visto claramente a diplomáticos extranjeros dirigiendo a los manifestantes pro-occidentales, incluso utilizando abiertamente fuerzas fascistas para su planificación.

Por supuesto, en el caso de Kazajstán también es evidente que la evolución ha llevado a una reordenación intraurbana. El presidente Tokayev y los empresarios que le rodean han apartado en cierta medida al anterior presidente del país, N. Nazarbayev, que había asumido el papel de presidente vitalicio del Consejo de Seguridad. Se detuvo a miembros de su entorno, incluido Karim Massimov, ex primer ministro y jefe del Comité de Seguridad Nacional del país. Está claro que los "viejos incendiarios" están siendo "acorralados" en una "guerra" para redistribuir el "pastel" del poder económico y político entre sectores de la burguesía kazaja.

También hay fuerzas políticas, nacionalistas, islamistas, otras fuerzas vinculadas a los centros imperialistas de Occidente, que claramente buscarán manipular a las fuerzas populares que participaron en las manifestaciones, pero que tienen un bajo criterio político. Estas fuerzas existen, no debemos ignorarlas, pero esto no sólo no disminuye, sino que pone de manifiesto la necesidad de que el movimiento popular organizado sea capaz de custodiar sus movilizaciones, como ocurrió en las zonas obreras del oeste de Kazajistán.  Has mencionado el uso de estos eventos. Ya habíamos visto las llamadas "revoluciones de colores" en el pasado, por ejemplo en Ucrania o la llamada "primavera árabe". ¿Existen similitudes y quién puede aprovechar estos avances?

Respuesta: En primer lugar, tanto en el caso de la "revolución de colores" en Ucrania, o posteriormente en Bielorrusia, pero también en varios casos de la llamada "primavera árabe" tuvimos muchas pruebas de la intervención extranjera, la financiación, la formación, la preparación de las fuerzas políticas que tomarían un papel, aprovechando el agravamiento de los problemas sociales y políticos. Esto no es evidente en el caso de Kazajstán y está claro que todos los principales "actores" extranjeros (EE.UU., China, Rusia, la UE) se han puesto, en un grado u otro, del lado del actual Presidente, siendo el único tema de desacuerdo la participación de las fuerzas militares de la OTSC. La situación y la forma en que se desarrollaron los acontecimientos no tienen nada que ver con Ucrania, donde la burguesía estaba dividida entre EE.UU./UE por un lado y Rusia por otro, y donde habíamos visto claramente a diplomáticos extranjeros dirigiendo a los manifestantes pro-occidentales, incluso utilizando abiertamente fuerzas fascistas para sus planes.

Por supuesto, en el caso de Kazajistán también es evidente que los desarrollos han llevado a una reordenación de la burguesía. El presidente Tokayev y los empresarios que le rodean han apartado en cierta medida al anterior presidente del país, N. Nazarbayev, que había asumido el papel de presidente vitalicio del Consejo de Seguridad. Se detuvo a miembros de su entorno, incluido Karim Massimov, ex primer ministro y jefe del Comité de Seguridad Nacional del país. Está claro que la "vieja guardia" está siendo  presionada en una "guerra" para redistribuir el poder económico y político entre sectores de la burguesía de Kazajistán.

También hay fuerzas políticas, nacionalistas, islamistas, otras fuerzas vinculadas a los centros imperialistas del Occidente, que claramente buscarán manipular a las fuerzas populares que participaron en las manifestaciones, pero que tienen un bajo criterio político. Estas fuerzas existen, no debemos ignorarlas, pero esto no sólo no disminuye, sino que  manifiesta la necesidad de que el movimiento popular organizado sea capaz de proteger sus movilizaciones, como lo hicieron en las zonas obreras del oeste de Kazajistán. 

 

¿Cómo están involucrados los planes imperialistas en la región?

Respuesta: Ya habíamos evaluado, incluso después de la retirada militar estadounidense de Afganistán, que no se excluía la desestabilización de Asia Central. Kazajistán, el noveno país del mundo por superficie, representa el 60% del PIB de toda Asia Central, principalmente gracias a la industria del petróleo y el gas. Al mismo tiempo, es el mayor productor de uranio y otros muchos metales preciosos.  Limita con China y Rusia. Tiene costa en el mar Caspio. Es un "eslabón" importante para los planes imperialistas de una u otra potencia imperialista. La burguesía del país lo entiende. Así, vemos que mientras Kazajistán, junto con Rusia, es miembro de la Comunidad de Estados Independientes, de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, de la Unión Económica Euroasiática, de la Organización de Cooperación de Shangai (junto con China), al mismo tiempo está en la "Asociación para la Paz" de la OTAN, y junto con Turquía ha sido pionera en la recientemente rebautizada Organización de Estados Turcos. Mientras ha alquilado por 49 años el cosmódromo de Baikanur a Rusia, ha permitido que Estados Unidos tenga laboratorios de guerra biológica en su territorio. Al mismo tiempo que suministra gas y petróleo a la UE, a través de Rusia, y a China, el sector minero de su economía está en gran parte en manos de los monopolios energéticos occidentales, mientras que la burguesía kazaja participa activamente en los planes de los monopolios chinos para la llamada "Ruta de la Seda". Así que, como ven, hay una gran lucha para la orientación de este país, que es 5 veces más grande que Francia.

 

¿Cómo se evalúa la implicación de la OTSC?

Respuesta: La implicación de las fuerzas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que incluye a Rusia y Kazajistán junto con Armenia, Bielorrusia, Kirguistán, Tayikistán, con 3,5 mil hombres, para vigilar Baikanur y otras infraestructuras militares del país se basó en el argumento de que el país fue atacado por una "agresión extranjera", el objetivo se declara como la restauración del "orden constitucional". Este compromiso se produjo en un momento en que el aparato estatal de la burguesía kazaja se enfrentaba a graves problemas de funcionamiento de su carácter represivo. ¿Qué nos muestra este acontecimiento? Que las nuevas asociaciones transnacionales regionales que se están creando, al igual que las más antiguas como la OTAN y la UE, tienen un carácter de clase. Esto no desaparece, siempre está presente y se deriva de la naturaleza de clase de los estados que lo forman. Por lo tanto, la primera tarea de estas asociaciones también es la de salvaguardar el poder de las clases burguesas de los países que han concluido el acuerdo. De ahí la tarea de salvaguardar los intereses y la rentabilidad de las clases burguesas a las que sirven estas asociaciones. Las opiniones de las fuerzas políticas, incluidos algunos PP.CC, que hablan de un nuevo "mundo multipolar" debido a la aparición de nuevas asociaciones transnacionales están fuera de la realidad.

Por supuesto, este tipo de asociaciones, como la OTAN, la UE o la OTSC, se caracterizan por relaciones desiguales de interdependencia entre los países que las componen. Así, en la OTSC el papel principal de Rusia es evidente. La existencia de fuerzas militares del OTSC en Kazajistán ha servido como toque de alerta para Estados Unidos y la UE. Estas potencias tratarán de explotar este hecho para aumentar sus argumentos de propaganda antirrusa, creyendo que la implicación de las fuerzas de la OTSC en Kazajistán cambia el statu quo en la región. Por su parte, la Rusia capitalista también intentará utilizar los acontecimientos para reforzar la unificación capitalista en los territorios de la antigua URSS.

 

¿Cuál es la situación del movimiento comunista en Kazajistán?

Respuesta: El movimiento comunista en Kazajistán ha sufrido un duro golpe. Hace 30 años fue traicionado por su liderazgo. Ha sufrido el intento de la transformación del PCK en un partido “de izquierda”, inicialmente bajo el nombre Partido Socialista de Kazajistán. Los comunistas no aceptaron este desarrollo, fundaron y lucharon por la legitimidad del Partido Comunista de Kazajistán. Este partido se integró a la Unión de PP.CC-PCUS, junto con el Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR), bajo la presidencia de Gennady Zyuganov. A partir de 2011 las autoridades empezaron a poner una serie de obstáculos legales a la acción y, al final, en 2015 prohibieron por completo su actividad bajo el pretexto de “no cumplir con las previsiones de la ley”. Desde entonces, los cuadros del PCK han detenido toda actividad política. El régimen junto con algunos miembros del PCK estableció el llamado “Partido Popular Comunista de Kazajistán” que estuvo bajo su control y desarrolló relaciones con algunos partidos comunistas, como el Partido Comunista de China. El 2020 este partido pasó a llamarse “Partido Popular de Kazajistán”.

El Movimiento Socialista de Kazajistán (MSK) que ha sufrido también varias adversidades se fundó a principios de 2011 y en ello se integraron comunistas que abandonaron el PC de Kazajistán. Varios cuadros de este fueron perseguidos, despedidos, sufrieron presiones, y uno de los co-presidentes de la organización, el trabajador minero Tahir Mukhamedzhanov fue asesinado bajo circunstancias misteriosas, y la policía se negó a investigarlo. Las páginas web del MSK están bloqueadas y las autoridades han negado repetidamente su funcionamiento legal. Las persecuciones a expensas del MSK coincidieron con el ataque asesino contra los huelguistas y sus detenciones masivas, durante la huelga de ocho meses de los trabajadores en la industria petrolera en Zanaozen en diciembre de 2011. El MSK reconoce que, como resultado de las persecuciones, una parte de sus miembros se ha retirado, y de hecho un cuadro fue utilizado por el régimen para la fundación de sindicatos bajo su control. Actualmente tiene algunas fuerzas en varias regiones del país, que actúan en condiciones difíciles, pero se caracteriza por el esfuerzo persistente de arraigarse en el movimiento obrero, que se está fortaleciendo. El MSK participa en los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y contribuye en la “Revista Comunista Internacional”.

Es razonablemente justo preguntar si puede haber luchas obreras y populares importantes sin un movimiento comunista fuerte. La experiencia ha demostrado que se pueden estallar grandes luchas, duras y sangrientas en un país sin que exista un partido comunista. Así que grandes e incluso duras luchas tuvieron lugar en nuestro país antes de la creación del KKE y actualmente se realizan luchas en varios países donde los partidos comunistas son débiles o incluso donde no existen. La cuestión no es si puede haber grandes luchas sino en qué dirección y si pueden chocar decisivamente y llevar al derrocamiento de la barbarie capitalista. Sin la existencia de un partido comunista fuerte, con estrategia revolucionaria y una línea de agrupación y lucha contra el poder de los monopolios y el sistema de explotación, incluso las luchas populares más fuertes no lograrán conducir a la liberación de los trabajadores de la explotación capitalista.

 

¿Cuál ha sido y cuál debe ser la actitud de los partidos comunistas ante movilizaciones populares similares a la de Kazajistán?

 

Respuesta: Cabe señalar que el KKE y más de 10 partidos que se han posicionado hasta la fecha, como el Partido Comunista Obrero de Rusia (PCOR), el Partido Socialista de Letonia, el Partido del Trabajo de Austria, el Partido Comunista de México, el Partido Comunista de Suecia, el Partido Comunista de los Trabajadores de España, el Partido Comunista de Bélgica, y otros partidos, siguiendo de cerca los acontecimientos, desde el primer momento expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Kazajistán, que se levantó contra los problemas sociales que ha creado el capitalismo, treinta años después del derrocamiento del socialismo. Desafortunadamente, muchos partidos comunistas no tenían una idea clara de lo que realmente estaba pasando y no tomaron una posición de inmediato. Además, algunos partidos como el Partido Comunista Francés, se han centrado en las “políticas neoliberales” y el autoritarismo del régimen, absolviendo una vez más el capitalismo, mientras que otros partidos que no evalúan en base clasista las nuevas uniones interestatales constituidas en el territorio de la antigua URSS por iniciativa de Rusia, como el Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR), justificaron la intervención militar de la OTSC. Esta situación, en primer lugar, muestra la crisis ideológica y política en las filas del movimiento comunista internacional; la necesidad de superar graves problemas ideológico-políticos como son el carácter de las uniones interestatales, la red de contradicciones que se desarrollan entre las clases burguesas, el carácter clasista de las nuevas potencias capitalistas de Rusia y China.

En cualquier caso, los comunistas deben apoyar las luchas obreras dondequiera que estallen y contribuir al desarrollo del movimiento obrero, popular, de masas organizado y el injerto en ello de las ideas del marxismo-leninismo y de la perspectiva revolucionaria.


la entrevista en griego:

 

https://www.902.gr/eidisi/politiki/282586/i-riza-ton-megalon-laikon-kinitopoiiseon-vrisketai-sta-terastia-provlimata