Enlaces a las páginas anteriores del KKE

Los sitios internacionales cambian poco a poco a un nuevo formato. Puede encontrar las versiones anteriores de las páginas que ya están actualizadas (con todo su contenido) en los enlaces siguientes:

Cov_Es

El 9 de mayo inspira a los pueblos y les enseña creer en su fuerza

Comunicado de la Oficina de Prensa del CC del KKE sobre el 73 aniversario de la Gran Victoria Antifascista de los Pueblos

La Oficina de Prensa del CC del KKE ha emitido el siguiente comunicado para el 9 de mayo, día de la Victoria Antifascista de los Pueblos:

"Cada ser humano que ama la libertad debe más agradecimiento al Ejército Rojo del que pueda pagar durante toda su vida..." (E.Hemingway).

Rendimos honor al 9 de mayo, que está registrado en la Historia como el día del fin de la II Guerra Mundial y de la Gran Victoria Antifascista de los Pueblos, contra todos aquellos que pretenden distorsionar la Historia, para que los pueblos y especialmente las generaciones jóvenes olviden la Victoria Antifascista y las lecciones históricas que derivan de ella.

Rendimos honor a los que lucharon, que dieron sus vidas, a todos aquellos que lucharon de cualquier modo contra el Eje nazi-fascista imperialista de Alemania, Italia, Japón y de sus aliados. Rendimos honor a la actividad de los Partidos Comunistas que lideraron los movimientos por la liberación nacional y los movimientos antifascistas.

Estamos orgullosos de nuestro Partido, el KKE, y de sus 100 años de vida y actividad. Fue el alma, la sangre, el dirigente de la lucha heroica de nuestro pueblo, del EAM (Frente Nacional de Liberación), del ELAS (Ejército Popular Griego de Liberación), de la EPON (Organización Nacional de la Juventud Griega) y de las demás organizaciones de EAM, participando con sus mejores hijos e hijas para la liberación de los ocupantes nazis, por una vida mejor.

La Segunda Guerra Mundial, tal como la Primera, fue el resultado de una gran agudización de las contradicciones y de los antagonismos entre los Estados capitalistas por la nueva división del mundo. Un factor determinante que agudizó aún más las contradicciones interimperialistas fue la existencia de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). El objetivo común de los Estados capitalistas, fascistas y no fascistas, fue aplastar el primer Estado obrero en el mundo, la URSS.

Hoy, 73 años después del final de la II Guerra Mundial, de nuevo los antagonismos imperialistas se están agudizando en todo el mundo, particularmente en nuestra región, centrándose en los recursos energéticos y las rutas de transporte de energía. Esto queda en evidencia en las decenas de guerras locales y regionales, las intervenciones imperialistas, con los pueblos siendo las víctimas, y con miles de refugiados y desarraigados. Se confirma que cuando las contradicciones de los monopolios por el control de los mercados y su rentabilidad no se pueden resolver mediante "guerras comerciales", medidas antipopulares, y compromisos frágiles en el marco de una "paz" imperialista, se resuelven a través de la guerra imperialista. Los pueblos deben estar atentos, fortalecer su solidaridad, la lucha común, ya que está creciendo el riesgo de una guerra más generalizada, incluso con la implicación de Grecia.

El gobierno SYRIZA-ANEL tiene grandes responsabilidades, porque está arrastrando el país aún más profundamente en esta masacre, a favor de los intereses del gran capital local, continuando la política de los anteriores gobiernos antipopulares de la ND y del PASOK. Ha convertido al país en un punto de partida de la OTAN, ha avanzado a la modernización y expansión de las bases de EE.UU. y de la OTAN en Grecia, participa en la pugna por la distribución del "botín".

La contribución de la Unión Soviética a la Victoria Antifascista y a la derrota del nazismo-fascismo fue grande, con más de 20 millones de personas muertas, mientras que los países capitalistas que ganaron la I Guerra Mundial ofrecían una ayuda importante a la Alemania nazi para utilizarla como una fuerza para derrotar la Unión Soviética.

Las batallas victoriosas del Ejército Rojo demostraron la superioridad del sistema socialista, del poder obrero, las ventajas de la socialización de los medios de producción y de la planificación central de la economía. Gracias a estas ventajas, la Unión Soviética pudo convertirse en una potencia económica poderosa y crear un ejército popular combativo.

Hay quienes están tratando reescribir esta Historia, escrita con la sangre de los pueblos, especialmente después de la victoria de la contrarrevolución en los antiguos países socialistas.

En la distorsión de la Historia la Unión Europea tiene un papel destacado, ya que instauró el 9 de mayo como "Día de Europa", mientras que al mismo tiempo promueve el anticomunismo, equiparando el comunismo con el fascismo. En varios países los Partidos Comunistas y los símbolos comunistas están prohibidos, mientras que los nazis, los SS están siendo rehabilitados.

En el juego de distorsión participa también el gobierno de SYRIZA-ANEL, ya que confunde deliberadamente y sin base histórica el aniversario de la Victoria Antifascista con el "Día de la UE". Está tratando convencer al pueblo no solo de que la alianza imperialista de la UE es una vía de sentido único, sino además que se puede corregir a través de negociaciones para que regrese supuestamente "a sus buenas raíces".

La Historia de la Victoria Antifascista de los Pueblos, de la II Guerra Mundial en su conjunto, demuestra de manera  indiscutible e indeleble que el propio sistema capitalista genera y alimenta el nazismo-fascismo. Los partidos fascistas-nazis ascendieron al poder contando con el apoyo de los monopolios. Se confirma que sólo el movimiento obrero-popular, una Alianza Social fuerte, que tiene como objetivo el poder obrero, puede confrontar y erradicar el fascismo, aislar el Amanecer Dorado nazi y su actividad criminal en los centros de trabajo y en los barrios. Demuestra que la lucha por los derechos soberanos, contra la invasión y ocupación extranjera, está inextricablemente ligada con la lucha por un desarrollo en beneficio del pueblo, con el poder obrero, para que se eliminen definitivamente las causas que generan las guerras.

La Gran Victoria Antifascista inspira a los pueblos, les enseña a creer en su fuerza. Hoy pueden y deben utilizar esta fuerza para deshacerse de los memorandos de larga duración, la miseria, la pobreza. Para que se desenrede Grecia de las guerras imperialistas, para que se desvincule de la OTAN y de la UE, para que se cierren todas las bases extranjeras en el país.

Nos inspiramos y sacamos lecciones de la Gran Victoria Antifascista. Estamos convencidos de que el siglo XXI será el siglo de nuevos levantamientos y de nuevas revoluciones socialistas. Seguimos creyendo firmemente que el socialismo es necesario, la única solución a la barbarie de hoy. Seguimos de manera inquebrantable en la primera línea, con la clase obrera y el pueblo, contra la guerra imperialista, contra el sistema que la genera, para la victoria final de los Pueblos."

 

 

 

09.05.2018