Enlaces a las páginas anteriores del KKE

Los sitios internacionales cambian poco a poco a un nuevo formato. Puede encontrar las versiones anteriores de las páginas que ya están actualizadas (con todo su contenido) en los enlaces siguientes:

Comunicado de la Oficina de Prensa del CC del KKE sobre las fiestas anticomunistas en Estonia

Las fiestas anticomunistas antihistóricas en Estonia son una provocación para los millones de víctimas del nazismo, para todos los pueblos de Europa que a través de su lucha escribieron las páginas heroicas de la Victoria Antifascista. Son una provocación para los millones de comunistas, de combatientes que contribuyeron decisivamente a la derrota del nazismo-fascismo.

Estas fiestas son la continuación de eventos similares que se han celebrado en los últimos años bajo los auspicios de la Unión Europea que, al tener como política e ideología oficial el anticomunismo y con enormes presupuestos, pretende establecer el día 23 de agosto como “Día Europeo conmemorativo para las víctimas de los regímenes totalitarios”.

Su objetivo principal es la re-escritura de la historia de los pueblos, la calumnia del socialismo, la equiparación inaceptable y sin base histórica del comunismo con el fascismo-nazismo. Un objetivo básico es ocultar el hecho de que el poder de los monopolios que en Alemania tomó la forma del nazismo, el propio capitalismo fue derrocado en la URSS y en los demás países donde la clase obrera tomó el poder y que, a pesar de las debilidades y los graves errores que se cometieron, avanzó durante décadas con la construcción socialista.

La campaña anticomunista de la Unión Europea que va de mano con el ataque antipopular antiobrero, ha encontrado su mejor expresión en Estonia y en los demás países bálticos. Los gobiernos burgueses de Estonia con el apoyo de la Unión Europea y de EE.UU., en los años después del derrocamiento del socialismo en los países socialistas y la disolución de la URSS, libraron una lucha para distorsionar la verdad histórica.

El esfuerzo de equiparar el comunismo con el fascismo se ha demostrado que tiene como objetivo exonerar el nazismo de sus crímenes. En Estonia los asesinos de la 20a división estonia de “Waffen SS”, de los SS estonios que lucharon en el lado de la Alemania nazi se proclaman como “héroes” disfrutando de pensiones y privilegios mientras que el Partido Comunista está prohibido. Se prohíben los símbolos comunistas y el período cuando Estonia formaba parte de la URSS se considera una “ocupación”. El día de la liberación de Estonia por el Ejército Rojo y los partisanos estonios fue establecido como “día de luto” por los anticomunistas y los descendientes de los asesinos nazis de hoy día.

En Estonia y en los demás países se está colapsando todo lo que reclama SYRIZA, la ND y los demás partidos sobre la supuesta “Unión Europea de la paz, de la democracia, de la seguridad, de la solidaridad”.

La negativa del gobierno de SYRIZA-ANEL de participar en los eventos de mañana (23/8) en Estonia es por lo menos hipócrita no sólo porque oficialmente se había representado en los respectivos eventos del año pasado en Bratislava, sino además porque exonera la UE de los monopolios que promueve el anticomunismo, la equiparación del comunismo con el nazismo. La difamación del socialismo, de toda la trayectoria socialista de la Unión Soviética por parte de SYRIZA fomenta el anticomunismo extremo vulgar de la ND, del PASOK y de los demás partidos burgueses, por supuesto junto con el Amanecer Dorado nazi asesino, como se ha expresado en los últimos días.

Cien años después de la Revolución Socialista de Octubre los pueblos de Europa pueden sacar conclusiones. El fortalecimiento del anticomunismo demuestra que la burguesía y sus mecanismos tiemblan ante el pueblo y la perspectiva de su lucha, golpean a los comunistas porque ellos son los que representan la salida del sistema explotador podrido y de sus crisis.

La experiencia del pueblo demuestra que la intensificación del anticomunismo y de todas las fabricaciones ideológicas reaccionarias obsoletas es solamente el precursor de nuevas medidas antipopulares y de restricciones de los derechos populares, de una nueva ronda de guerras e intervenciones imperialistas a expensas de los pueblos.

Por eso la lucha por la abolición de las persecuciones y las restricciones anticomunistas, la lucha contra el anticomunismo, por la satisfacción de las necesidades y los derechos populares contemporáneos, está vinculada con la lucha constante por el poder obrero, por la liberación de la clase obrera y de las capas populares de las cadenas del capitalismo, de la explotación que genera pobreza, guerras, el nazismo-fascismo y sus partidarios.


La Oficina de Prensa del CC del KKE

22.08.2017