Enlaces a las páginas anteriores del KKE

Los sitios internacionales cambian poco a poco a un nuevo formato. Puede encontrar las versiones anteriores de las páginas que ya están actualizadas (con todo su contenido) en los enlaces siguientes:

Cov_Es

COMUNICADO DE PRENSA PARA EL ENCUENTRO COMUNISTA EUROPEO EN BRUSELAS

El 11 de abril de 2018, Kostas Papadakis, eurodiputado del KKE no inscrito, organizó en Bruselas el Encuentro Comunista Europeo con el tema: "La lucha del movimiento obrero de clase contra la UE, por el derrocamiento del capitalismo y la construcción del socialismo". En el encuentro tomaron parte 32 oradores-representantes de 27 países: Austria, Bélgica, Bulgaria, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suiza, Grecia, Irlanda, España, Italia, Croacia, Chipre, Letonia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Hungría, Ucrania, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia, Serbia, Suecia, Turquía, Finlandia.

El eurodiputado del KKE pronunció el discurso introductorio en el Encuentro.

En el Encuentro, la intervención de parte del KKE se hizo por el Secretario General del CC del KKE, Dimitris Koutsoumpas.

 

 

European Communist Meeting 2018

Los participantes que tomaron la palabra tuvieron la oportunidad de intercambiar experiencias e informaciones sobre la situación en sus países y la intervención de los comunistas en el movimiento obrero sindical. Los oradores centraron su atención en la situación de la clase obrera y de su movimiento, la lucha por la unidad de la clase obrera, la influencia ideológica-política en su conciencia, el contenido y la orientación de su lucha, las dificultades y las posibilidades para el reagrupamiento del movimiento obrero en dirección anticapitalista-antimonopolista.

La mayoría de los representantes que tomaron la palabra, destacaron que frente a las evaluaciones de las instituciones burguesas sobre el paso a una fase de recuperación capitalista, la UE, su capital y sus gobiernos están promoviendo nuevas medidas duras para reforzar su competitividad, con aún mayor "flexibilidad" y "movilidad", entre estas medidas está la abolición de los convenios colectivos de trabajo y el intento de abolir el derecho de huelga. Muchos oradores concluyeron en que el capital ni desea ni va a devolver lo que les ha quitado a los trabajadores durante los años de la crisis.

La recuperación capitalista no solo no llevará a la recuperación de las grandes pérdidas de las capas populares en el período de la crisis, sino al contrario la situación del pueblo sigue agravando.

En el Encuentro se expresó en particular la preocupación de muchos participantes respecto a la escalada de los antagonismos peligrosos entre los centros imperialistas sobre el control de los recursos energéticos por sus monopolios, el papel peligroso de la UE y de la OTAN en su antagonismo con China y Rusia, las responsabilidades de los gobiernos burgueses por su implicación en los planes imperialistas que refuerzan la posibilidad de un conflicto militar imperialista más generalizado y de una masacre de los pueblos.

Muchos de los representantes que participaron en el Encuentro Comunista Europeo destacaron particularmente que el fortalecimiento de la lucha anticapitalista-antimonopolista tiene como condición previa la derrota de la línea de la colaboración de clases, del sindicalismo patronal y gubernamental, de la corriente reformista, oportunista, de la socialdemocracia nueva y vieja.

Muchos de los oradores destacaron en sus intervenciones la necesidad de que los comunistas alcancen la capacidad de fortalecerse ideológica-política y organizativamente con una estrategia revolucionaria, que logren tener bases sólidas en las empresas y los sectores de importancia estratégica, que intervengan decisivamente en el movimiento obrero y popular.

Al final, los participantes saludaron las luchas que se están desarrollando en muchos países, donde los partidos comunistas se encuentran en la primera línea de la lucha por derrocar las medidas antipopulares, por recuperar las grandes pérdidas, destacando la necesidad del fortalecimiento decisivo de la lucha de los millones de oprimidos, de la clase obrera y de sus aliados en cada país contra la UE y la OTAN, por el derrocamiento del sistema capitalista podrido, convirtiendo al pueblo en el propietario de la riqueza que produce.